Lunes 1 de Julio19hs

MICROONDA: Un Narciso en el Post-Internet. Mesa debate sobre Estética Digital en Arte Contemporáneo

Con CPU / Entorno de operaciones de arte contemporáneo + CIA (Centro de investigaciones Antifascistas) los invitamos a la conversación sobre estética digital entre la curadora Doreen Ríos (MEX.), el ensayista Adrián Cangi, el filósofo experimental Santiago Jonhson y los artistas / curadores Paola Mattos + Boris, en el marco de la muestra MICROONDA, de Mia Superstar, Andy Alvez y Florencia Vallejos.
MICROONDA: Un Narciso en el Post-Internet. Mesa debate sobre Estética Digital en Arte Contemporáneo

— ACTIVACIÓN/ PRESENTACIÓN / CHARLA

 MICROONDAUn Narciso en el post-internet

01 de Julio a las 19 hs 

Lugar: CIA, Mitre Bartolomé 1970 5to B.

 - 

1. Capaz después de ahogarte seas feliz. Cuenta el mito de Narciso que sus padres -un río y una ninfa- le preguntaron al adivino Tiresias si su hijo iba a gozar de una larga vida. Respondió que sólo si evitaba conocerse a sí mismo. Narciso desafía la tradición porque se ubica en el margen opuesto al imperativo socrático sobre el que se funda nuestra cultura, aquél que hoy encuentra su refugio predilecto en la partícula yo. Contrariamente a lo que podemos esperar, Narciso no condensa la exacerbación indiscriminada del ego, sino su negación: cuando la maldición de las ninfas lo alcanza y se enamora de sí mismo, se quita la vida. En los lenguajes clásicos de las artes es representado de dos maneras. La primera consiste en un joven contemplándose en un estanque; la segunda, junto a la ninfa Eco. Reflejo y repetición: template y retroalimentación positiva. Podría ser lo que quiera, pero ¿qué deseo? -es tan s.XX esta pregunta que ya aburre demasiado. ¿Cyber-manifesto vs. delicias de la interfaz moldeada bajo parámetros de la usabilidad? Like.

2. Narciso-digital. El drama de Narciso se juega entero sobre la pantalla que proyecta su imagen, ni delante, ni detrás. ¿Es el autodiseño un gesto de liberación, una protesta contra lo real o la reproducción conductista del procedimiento controlado habilitado por la interfaz? ¿El refuerzo que se aplica a la conducta viene antes o después del dispositivo? Los discursos distópicos que rodean la tecnología son tan inertes como las defensas irrestrictas y automáticas. Nunca puede definirse de antemano en qué va a consistir el pasaje. Por eso puede seguir siendo excitante. Pasar de los eje x/y al z, ejecutar un acoplamiento, una mutación, superponer el código genético con el lenguaje de programación. Trans-bio-digi-humanismo. Una tecno-fisiología nos eyecta no sólo hacia un nuevo paisaje, sino hacia una ecología virtual donde la hibridación biomaquínica ejecuta la disolución de la subjetividad que se adjudica para sí una primacía polarizada, un origen y dirección segura del movimiento. Post-Internet es la inversión del derrotero usual de la mímesis. Lo digital se sale de sí mismo e insemina todo lo que toca. Esas son las nuevas condiciones de contacto: transcodificación, contaminación de toda materia y toda relación como caso de lo digital. No hay separación. Virtual es sinónimo de material. Inmersión intensifies. Oh, Narciso-digital, abandono del yo singular y pleno, la pantalla ya no devuelve tu propia imagen.

3. Habría que pintar la Capilla Sixtina de negro. La utopía puede ser entendida como la inyección de otra dirección del acontecer que borre el hiato entre lo posible y lo imposible. ¿Pero qué hacer con la cristalización de la sensibilidad y el entendimiento en el límite de la interfaz? La fantasía digital escandaliza a la crítica cultural bienpensante cuando afirma que la emancipación no precisa las muletas discursivas e ideológicas de las conciencias esclarecidas, sino que más bien es preciso desprenderse de ellas para poder, de una buena vez, comenzar a caminar y avanzar hacia la panacea del autodiseño. El transhumanismo no es un horizonte, ya es nuestro punto de partida… ¿Pero quién dijo que podemos controlarlo? Sólo por la negación narcisista del yo en el plexo digital sentamos las condiciones de posibilidad de la emergencia de la experiencia aumentada de la realidad. El único engaño en el que estamos inmersos es suponer que las superficies de control de hecho controlan algo. ¿Hack? Too naivë: transhumanismo para las masas.

4. Entre los escombros habita la esperanza. Ahre Benjamin. Una materia digital redefine cualquier noción de materia, en tanto redefine la noción de encuentro. Somos animales que aún pueden sorprenderse, y proyectamos nuestras preguntas a escalas cósmicas. La materia que está detrás de la pantalla es exactamente igual que todo el resto de la materia, una incógnita, fantasía. Toda materia es black box. La hibridación, la producción de mundos posibles nunca es un acto que se resuelve linealmente en la exterioridad. Nos arrastra con ella, nos sumerge en ella. Por ese motivo lo digital no es narcótico, al contrario, sus profundidades son anti-religiosas en tanto continúen modelando y mapeando frenéticamente nuevos espacios donde la materia pueda tocarse. Sujeto y objeto nunca están separados en la inmersión digital. Ningún mundo es ajeno a la inmersión. Sintetizar un mundo es, primero, derretirse para volverse a armar.

Por Santiago Johnson 

 

DISEÑO (@mrn_ok)

________________________________________________

 

 

Esta instalación colectiva y la serie de textos surgen de un laboratorio de tres meses, donde se convocó a les Artistxs/Teóricxs a resignificar y ampliar el Mito del Narciso desde la estética Post-Internet. Se indago acerca de cómo encontrarle entrecruces materiales a lo digital para dar con una serie de obras artísticas, en forma de instalación, y una serie de textos filosóficos experimentales.